birmania27.jpg

Según las últimas informaciones de la prensa local, el toque de queda recientemente anunciado por el Gobierno de Birmania ya se encuentra afectando hasta a tres ciudades de la nación, considerando los últimos actos de violencia en los que han incurrido representantes de las minorías musulmanas en todas ellas.

De hecho, luego de que estos choques violentos se produjeran primeramente en Rangún, el centro neurálgico del país asiático, algunos otros levantamientos se llevaron adelante en la última semana en ciudades como la de Meijtila, importante geográficamente al estar ubicada en el centro de Birmania.

Ahora, a estas dos también se ha sumado el anuncio del toque de queda para la localidad de Rajine, en el norte del país, lo que habla también de qué modo demográfico se ha ido ampliando el conflicto, por el que ya han perdido la vida unas 40 personas, la mayoría de ellos civiles no implicados en las disputas.

Para colmo, con motivo de los ataques, casi 10.000 personas han abandonado sus hogares en estas ciudades, sin tener ningún tipo de certeza acerca de cuándo podrán volver a ocuparlos, lo que genera un despliegue sumamente molesto para el Gobierno y las autoridades, que deben doblegarse de este modo.

Vía: Europa Press
Imagen: El Diario