birmania150114.jpg

Muchas veces nosotros como ciudadanos exigimos a nuestros gobernantes que no intenten marcar distancia entre ellos y el pueblo, sino que se muestren y generen un acercamiento más sencillo para la gente común, aunque muy pocas veces este pedido es escuchado. Sin embargo, la princesa Mary Donaldson de Dinamarca parece ser la excepción a la regla.

Resulta que ha hecho un viaje en el cuál se instaló dos días en la antigua Birmania, hoy denominada Myanmar, con el objetivo de brindar su ayuda y apoyo a los más necesitados. Mary es la presidenta de su fundación “Princesa Mary”, y con la ayuda de dicha institución visitó a diferentes centros que se dedican a ayudar a mujeres maltratadas que puedan sufrir algún tipo de inconveniente durante el embarazo o que sufran de sida.

Además, Mary visitó con una excesiva simpatía el centro de niños refugiados del campo “Sat Tha Mar Gyi” e hizo turismo al recorrer la pagoda de Shwedagon, un templo budista que se destaca por tener todas sus paredes revestidas con oro. También lució toda su simpatía y bondad cuando estuvo en el hospital materno-infantil Marie Stopes, el cual se dedica a la planificación familiar, al cuidado de bebés, a las pruebas de VIH y en caso de ser positivo, a su posterior tratamiento.

Por último, asistió a un centro juvenil que ayuda a diferentes niños y adolescentes a través de terapias musicales, para luego reunirse personalmente con las máximas autoridades de este poco conocido país del sudeste asiático, dueño de una belleza increíble.

Vía e imagen: Te interesa