birmania180713.jpg

Hace nada, apenas algunas horas, reproducíamos las promesas realizadas por el presidente de Birmania, Thein Sein, quien aseguró a diversos organismos internacionales su intención de “liberar a todos los presos políticos que restan en las cárceles del país”, y parece que no se lo ha tomado demasiado en serio, puesto que ya hoy se habla de nuevas detenciones.

El caso es que si bien a comienzos de esta semana el primer presidente democrático de Birmania señaló que “les garantizo que de aquí a final de año no habrá más presos de opinión en Birmania”, parece que aún falta atravesar un proceso de nuevas detenciones, al menos de acuerdo a las informaciones de la prensa local.

Es que en la mañana de hoy, fue detenido U Kyaw Aung Hla, exmiembro de Médicos Sin Fronteras. Pero aunque uno se preguntaría si eso es suficiente para detenerlo, la respuesta está en que esta persona además se ha desempeñado en su momento como abogado defensor de los derechos de la comunidad rohingya, claramente perseguida por el Gobierno de tendencia budista.

Amy Smith, investigadora en Birmania de Amnistía Internacional, ha indicado a los medios británicos en este sentido, que “el Gobierno sigue utilizando leyes represivas para silenciar a la disidencia y encarcelar a manifestantes pacíficos”. En vistas de esta coyuntura, parece cada vez menos probable que el fin de las detenciones realmente se produzca en los plazos indicados por Sein.

Vía: ABC
Imagen: Birmania Libre