birmania210713.jpg

La realización de una ceremonia religiosa es un acto prácticamente constante en Birmania, sobre todo los fines de semana, cuando las personas tienen más tiempo para dedicarle a su culto. Sin embargo, uno de estos encuentros ha sido noticia de forma reciente debido a que se provocó una explosión que ha dejado al menos cinco heridos.

En concreto, de acuerdo a las indicaciones de la policía local, el ataque se produjo en la ciudad de Mandalay el pasado domingo, y no parece casual que haya estado dirigido a un monje radical de Birmania, acusado de atizar la la tensión entre budistas y musulmanes, del que ya estuvimos hablando en ocasiones anteriores.

En este sentido, aunque los oficiales confirmaron que el epicentro de la violencia tuvo lugar a unos 100 metros del recinto religioso, lo cierto es que las explosiones fueron tan terribles que así y todo llegaron a afectar a algunos de los presentes, más allá de que se desconocen a los autores del ataque, probablemente de origen musulmán.

Esta situación se produce, además, como consecuencia de la divulgación de las informaciones de la revista Times, en las que se hablaba de las relaciones muy cercanas entre el Gobierno de Birmania y los monjes budistas, en especial algunos de ellos, que explican la persecución que sufren muchos musulmanes en el país.

Vía: Zocalo
Imagen: Asian Correspondent