birmania210813.jpg

Habíamos anunciado hace algunos días que estaba llegando el relator oficial de la ONU, Tomás Ojeda Quintana, para ayudar al Gobierno local en la disputa que existe entre los integrantes de la religión budista y los musulmanes, especialmente los de la etnia rohingya. Pues bien, al cabo de unos días, la situación es de escándalo.

Lo que sucede es que las Naciones Unidas no han tenido ningún reparo en acusar formalmente al Gobierno de Birmania de no proteger a su relator especial sobre Derechos Humanos, problemas que se agravó especialmente en las últimas horas, cuando una persona de su convoy personal fue atacada sin que las autoridades de seguridad intervinieran.

“El Estado birmano fracasó a la hora de protegerme. El miedo que sentí, quedando totalmente desprotegido por parte de la Policía, me da una idea del miedo que habrán sentido los residentes locales al ser perseguido por turbas violentas, el pasado mes de marzo”, indicó en este sentido Ojeda Quintana, como para que todos tengamos una idea de lo que allí sucede.

El relator, que estará volviendo en las próximas horas a Europa, ha señalado que ahora comprende mejor la posición de muchos ciudadanos de la etnia musulmana de los rohingyas, quienes se han visto atropellados por los budistas, más cercanos al Gobierno, que en muchos casos les han obligado incluso a abandonar sus hogares.

Vía: Europa Press
Imagen: El Ciudadano