birmania270813.jpg

Ya hemos hablado en muchas ocasiones de las constantes muestras de la violencia existente entre personas pertenecientes a las etnias musulmanas y budistas, y aunque en las últimas semanas la situación parecía controlarse un poco, en horas recientes los medios de comunicación locales hablan de nuevos focos de conflicto.

En este sentido, se ha informado que una buena cantidad de casas han sido destruidas por el fuego iniciado por un grupo de budistas, concretamente en la zona de Kanbalu, en la región central de Birmania, que históricamente ha sido habitada por ciudadanos que practican la religión musulmana, y que siempre son los más afectados en estos choques.

Justamente, aunque las autoridades locales indicaron que no hay víctimas mortales ni se han registrado heridos, lo cierto es que unos 150 budistas han logrado que miles de musulmanes hayan perdido las pocas posesiones que tienen, sobre todo a partir de la desprotección que el Gobierno les da en relación a sus enemigos.

De acuerdo a lo que señalaban los budistas, sin embargo, todo sucedió como consecuencia de una violación producida por un joven musulmán a una pequeña budistas. Sin embargo, como estas acusaciones son constantes y prácticamente nunca pueden ser probadas, la Policía se negó a entregar al hombre, y luego sucedió lo que ya hemos visto.

Vía e imagen: ABC