birmania-270614.jpg

Birmania, a pesar de que ha entrado en la democracia de forma reciente, sigue teniendo algunos inconvenientes relacionados con la libertad de sus ciudadanos, los cuales en muchos casos se van solucionando poco a poco. Una buena muestra de ello la tuvimos esta semana, cuando las autoridades han decidido que las manifestaciones públicas ya no será castigadas con la misma severidad que antes.

En efecto, los medios de prensa locales han señalado en estas horas que luego de una serie de reuniones entre los principales representantes nacionales del Gobierno, se ha decidido mitigar las restricciones al derecho de manifestación de los habitantes nacionales. Eso sí, para que no sean punibles de penas y condenas, tendrán que tener una “razón válida” para manifestarse, y es probable que allí aparezcan los nuevos focos de conflicto.

La decisión, que ha sido tomada específicamente por los integrantes de la Cámara Baja del Parlamento de Birmania, fue informada antes que nada por el sitio web “Democratic Voice of Burma”, especialista en la temática, donde se ha detallado que gracias a las nuevas normativas, quien así y todo viole la ley en este sentido, será sancionable con tres meses de prisión, y no ya con seis, como sucedía hasta el momento.

Ahora, se espera que sea el propio Presidente Thein Sein el que de el visto bueno a las nuevas leyes locales, considerando que se trataría de una de las mayores noticias legislativas de Birmania desde que en 2011 la democracia llegara al país tras más de medio siglo de gobiernos ilegítimos llevados adelante por representantes de la milicia nacional.

Vía: El Confidencial
Imagen: Birmania Libre