birmania-250614.jpg

Birmania es un país que ha crecido una enormidad desde el punto de vista turístico en los últimos tiempos, y a pesar de todo ello, algunos de los sitios que podrían ser considerados entre sus principales atractivos, no están en esa lista, sino todo lo contrario. Hablamos, por ejemplo, de lo que sucede de la isla Ramree, considerada por estas horas entre los espacios que debemos evitar cuando estamos en Myanmar.

En efecto, la isla Ramree está considerada una casa enorme rodeada de pantano, en la que podemos encontrar algunos habitantes poco agradables, entre los que podemos mencionar por ejemplo cocodrilos de agua salada, el más mortífero del mundo. Además, se trata de uno de los territorios donde más podemos llegar a encontrar mosquitos y escorpiones venenosos. Es decir, una trampa mortal en toda regla.

Hay que destacar, de la misma forma, que la isla Ramree se hizo sobre todo famosa durante la Segunda Guerra Mundial, considerando que tomó conocimiento su caso a partir de haber sido el sitio donde se produjo una batalla de seis semanas como parte de la campaña de Birmania. Allí ingresaron alrededor de 1000 soldados japoneses, de los cuales sólo sobrevivieron 20, y eso que no intervinieron armas de fuego en el asunto.

Incluso, con el paso del tiempo muchos de los testimonios de los japoneses que estuvieron presentes en aquella ocasión se encargaron de relatar todo lo sucedido a los medios de su país. En efecto, señalaron que entre las enfermedades de los insectos, los cocodrilos hambrientos y los buitres que se llevaban los restos, prácticamente no quedó nada de aquellos hombres.

Vía: 20 Minutos
Imagen: Tainy Planet