birmania271013.jpg

El té es una de las infusiones más consumidas en todo el mundo, y como consecuencia directa de ello nos encontramos también con que una enorme cantidad de personas, a lo largo y a lo ancho del planeta, buscan aprovechar sus beneficios mediante otro tipo de preparaciones. Es el caso de Birmania, donde analizaremos uno de los principales platos gastronómicos locales.

En concreto, se trata del famoso “Lephet”, que si tuviéramos que definir diríamos que consiste sobre todo en una serie de hojas de té fermentadas al máximo, considerando que terminan teniendo un gusto bastante ácido, y que por eso se comen solas. La curiosidad es que se comen a modo de postre, y no como entrada, como sucede en otros países.

Normalmente, a la hora de preparar este platillo, que puede encontrarse en la mayoría de los principales restaurantes de Birmania, se lleva a cabo un procedimiento mediante el cual se mezclan las hojas agrias con otros elementos que hacen a la receta, como col rallada, jitomates, frijoles fritos, nueces, aceite de ajo y en algunos sitios, una rebanadas de chile y ajo para terminar de darle sabor.

Obviamente, como se puede observar, se trata de un platillo que resulta de lo más práctico y que puede adecuarse sin inconvenientes al gusto de los comensales, al punto de que en algunos sitios suele reemplazar la cena, sobre todo si va acompañado con un poco de arroz para mitigar su fuerte sabor. Incluso, en algunas de sus variantes se trata de un plato sumamente estimulante, así que es posible que luego no pueda dormir.

Vía: CNN
Imagen: Austin Bush Photography