birmania281013.jpg

Parece que Aung San Suu Kyi se ha empecinado en ser la principal noticia de Birmania a lo largo de esta semana, y si primero fueron sus declaraciones en tono político las que impactaron, ahora no podemos dejar de tener en cuenta que ha sido la primera representante del país en encontrarse con el Papa Francisco.

Suu Kyi, famosa y respetada en todo el mundo por haber sido designada Premio Nobel de la Paz en 1991, y quien actualmente se desempeña como líder de la oposición en Birmania, tuvo entonces el honor de encontrarse con el Sumo Pontífice durante su reciente visita al continente europeo, donde aprovechó para pedirle además a Francisco que rece todo lo posible para que se terminen los problemas de violencia religiosa en su nación.

El encuentro, que tuvo una duración de aproximadamente 20 minutos, sirvió además para que Jorge Bergoglio, el nombre no religioso del Papa, le manifestara a la birmana toda la admiración que siente para con su trayectoria en pos de la paz en el mundo, y aseguró que el mundo católico se encuentra entregado a la misión de rezar para que se acaben esas diferencias en sitios como Birmania.

Además, Francisco también tuvo la delicadeza de regalar a Suu Kyi, como a quienes la acompañaron en el viaje, una serie de medallones de su Pontificado que seguramente quedarán como esos recuerdos que resultan inolvidables en la vida de un ser humano. Incluso, hasta se atrevió a proponer alguna alternativa para ayudar a los más pobres, aunque eso quedará seguramente en los análisis futuros.

Vía: Rome Reports
Imagen: Martí Noticias