birmania-290514.jpg

Una de las noticias en Birmania la semana pasada tuvo que ver con un sismo, de los que suelen ser algo frecuentes en el país, para que negarlo. Sin embargo, no tomó demasiada trascendencia considerando que se produjo en una de las partes fronterizas que esta nación tiene con China, y que no está tan habitada, desde luego, como los grandes centros urbanos locales.

Sin embargo, como siempre sucede en estos casos, a las pocas horas de registrado el terremoto, un grupo de especialistas locales y grupos de rescatistas se movilizaron hasta la misma zona, para constatar que nadie necesitara ayuda. Como se preveía, pues el terremoto fue de 5,6 grados de magnitud en la escala de Richter, no hay que lamentar mayores pérdidas materiales, y desde luego ninguna humana.

En efecto, según lo anunciado posteriormente por geólogos locales, el movimiento se produjo justo en la región de la frontera entre China y Birmania, en la madrugada del sábado, ubicado a 65 kilómetros al sureste de Myitkyina, capital del estado de Kachin, en el norte de Birmania. Al poco tiempo se descartaron las réplicas, y con el paso del tiempo, también se pudo comprobar que no había que lamentar daños.

Posteriormente, con el paso del tiempo se fue agregando alguna información más acerca de este suceso, como por ejemplo la ofrecida por el Servicio Geológico de Estados Unidos, cuyos miembros señalaron que el movimiento se produjo a una profundidad de 24 kilómetros, y que lejos está la posibilidad de que haya réplicas que afecten a las zonas pobladas más cercanas en proximidad.

Vía: Venezuela al día
Imagen: Wikipedia