35.jpg
Al elegir como destino Birmania, sus paisajes, la historia y la cultura no son las únicas propuestas que debemos tener en cuenta. Pues la fauna de este país también es uno de los principales atractivos, por eso, en esta oportunidad haremos especial hincapié en la famosa “pitón birmana”.

Para comenzar es preciso señalar que se trata de una subespecie de pitón de la India y del Sureste Asiático y lo más sobresaliente de ésta, es que se trata de una de las seis serpientes más grandes que habitan el mundo. De hecho, el tamaño promedio de la pitón de Birmania en su hábitat natural es de 3.7 metros, aunque en ocasiones pueden llegar hasta los 5.8 metros.

Una de las principales características de estas serpientes es que suelen andar de noche y cuando son pequeñas, suelen vivir en la tierra y los árboles, aunque cuando su tamaño aumenta, sus movimientos se restringen al suelo, aunque también son muy buenas nadadoras y capaces de estar bajo el agua durante más de media hora.

Si eliges para visitar este país durante el invierno, no tendrás oportunidad de encontrarte con una de ellas, puesto que durante esta estación prefieren esconderse en los troncos huecos o debajo de las rocas y hoyos de tierra esperando que concluya el frío.

Asimismo, es interesante destacar que muchas personas del país eligen a estos reptiles como mascotas. Pues cuando se mantienen en cautiverio y con los cuidados necesarios que requiere, su promedio de vida puede extenderse hasta entre 20 y 30 años.

Vía: Wikipedia
Imagen: Veo Verde