birmania-malasia-conflictos.jpg

Una noticia que nadie hubiera querido escuchar, sobre todo los habitantes de Malasia, se ha difundido en las últimas horas, al anunciarse que dos políticos budistas de Birmania que visitaban esta nación vecina casi son muertos en medio de un atentado producido en un centro comercial en Kuala Lumpur, cuando un grupo de hombres encapuchados comenzarlo a despararles a mansalva.

Claro, aunque hasta el momento se trata de un hecho aislado, no son pocos los que temen ya que se produzca una escalada de esta ola de violencia que ya afectó a buena parte de Birmania, también en países cercanos como es el caso de Malasia.

Si pensamos que los afectados son parte del Partido Nacional de Arakán, que representa a la mayoría budista en Rajine, un estado occidental de Birmania, está claro que Aye Maung y Aye Thar Aung corren riesgo ya casi en cualquier nación del sudeste asiático en la que se encuentren.

De todos modos, ambos han viajado ya de nuevo a su país de origen, y se encuentran manteniendo reuniones para protegerlos, también junto a quienes normalmente se desplazan con ellos, o también defienden su misma causa.

Aye Maung, una de las víctimas del atentado, ha señalado al respecto que “creo firmemente que el ataque fue un intento de asesinato planeado. Nuestros conflictos internos ya han llegado al exterior, y podemos concluir con firmeza tras este incidente que los terroristas están bien establecidos en países extranjeros, especialmente en Malasia”.

Vía: Rebelión
Imagen: Te Interesa