33.jpg
Un primate antropoide fósil, de hace 37 millones de años y hallado en Myanmar ofrece nuevas pistas sobre el origen asiático del grupo que incluye a los monos, los grande simios y los humanos. El ejemplar, Afrasia djijidae, guarda un gran parecido con otro antropoide primitivo, descubierto en Libia y de edad parecida, el Afrotarsius libycus, lo que indica, según los científicos, que aquellos primates colonizaron el continente africano poco después de originarse en Asia. Afrasia se ha presentado esta semana en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias (EEUU).

El último fósil de Myanmar se suma a los descubrimientos realizados en los últimos años en ese país, así como en China y otros lugares de Asia que han ido cambiando la antigua opinión de los científicos acerca del origen africano de este grupos de animales. “Afrasia no solo ayuda a establecer la tesis de que los antropoides evolucionaron primero en Asia, sino que también nos dice cuándo nuestros ancestros se desplazaron por primera vez a África, donde continuó su evolución hacia los simios y los humanos”, explica Chris Beard, científico de Museo Carnegie de Historia Natural y miembro del equipo que ha descubierto el fósil. “Si aquella remota migración no se hubiera producido, no estaríamos aquí hablando ahora de ello”, añade.

Tanto Afrasia como Afrotarsius , a juzgar por sus dientes analizados por los investigadores, probablemente se alimentaba de insectos y serian de pequeño tamaño, con un peso de unos 100 gramos.

Los paleontólogos han estado divididos acerca de exactamente cuándo los primitivos antropoides asiáticos fueron a África, en un viaje que no sería en absoluto fácil porque el mar Tethys, una versión extensa del Mediterráneo, dividía en aquellos tiempos África de Eurasia, explican los científicos del Museo Carnegie. Aunque Afrasia no aclara cuál sería la ruta de aquella migración, sí que sugiere que la colonización fue relativamente temprana, poco antes de la edad de los fósiles encontrados en África. El último ejemplar de Myanmar se añade a otro (Ganlea megacanina) encontrado por el mismo equipo, en 2009, también en ese país asiático y que fue clave para demostrar la temprana presencia de los antropoides en Asia. Ahora, el notable parecido entre Afrasia y Afrotarsius, indica que el segundo emigró pronto a África porque en caso contrario, si hubiera pasado mucho tiempo, la evolución habría modelado más diferencias entre estos primos cercanos.

La conclusión de los paleontólogos es que un linaje los antropoides primitivos emigró hace alrededor de 37 millones de años de Asia a África, pero seguramente la trayectoria evolutiva fue más complicada, ya que bien pudo producirse una oleada anterior también de origen asiático, a la vista de un fósil anterior encontrado en el mismo yacimiento de Libia y que no parece relacionado directamente con Afrasia y Afrotarsius. “La reconstrucción de los acontecimientos que la colonización de África por los antropoides primitivos es como resolver un antiguo caso abierto: Afrasia puede no ser el antropoide que lo hizo, pero desde luego está entre nuestra lista reducida de sospechosos”, dice Beard.

Vía: El País
Imagen: Nuestras Mascotas