birmania41113.jpg

Ya mencionamos muchas veces en los últimos tiempos las manifestaciones internacionales acerca de la necesidad de que Birmania pueda controlar los conflictos étnicos y religiosos que se han vuelto moneda corriente dentro del país, como por ejemplo en los casos de Barack Obama y el mismo Papa Francisco.

Sin embargo, hasta el momento la verdad es que no había avances demasiado concretos en este campo, y por eso resulta una noticia de total trascendencia, el hecho de que las principales organizaciones étnicas locales hayan decretado un Alto el fuego en las últimas horas, una medida que afecta a todo el territorio de Birmania y que tiene la intención de poner un poco de paz en un contexto tan revuelto.

Para el Gobierno de Thein Sien, históricamente más asociado a los budistas que a los musulmanes rohingyas, los dos principales grupos de enfrentamiento, esta nueva medida significa el primer paso completado hacia su plan integral de pacificación entre ambos pueblos, que ellos consideran podría establecerse ya, de forma definitiva, hacia mediados del año 2015.

Además, uno de los puntos principales al respecto tiene que ver con la participación directa de la guerrilla del Ejército de Liberación Kachin, uno de los grupos armados más importantes de todos los que han participado en las grescas, y sin el apoyo del cual parece imposible que alguna vez se alcance la paz en Birmania. Un anhelo tanto de los pobladores locales como de los turistas que quieren disfrutar de este maravilloso destino.

Vía: El nuevo Herald
Imagen: Birmania Libre