birmania-060714.jpg

Que pésimas noticias llegan desde Birmania, principalmente en la ciudad de Mandalay, también conocida como Myanmar, segunda ciudad más importante del país, debido a las catastróficas circunstancias que se están viviendo allí, en donde se llevan dos noches consecutivas de extrema violencia sin control, registrándose hasta el momento dos muertos.

Durante la noche del miércoles, luego de ver lo sucedido, a la policía local no le quedó más remedio que declarar el toque de queda en la ciudad, argumentando por supuesto que se había tomado esta decisión la intención de que la situación al menos no empeorara.

Según informaron fuentes policiales, tan sólo unas horas antes de que esto ocurriera, un hombre de religión budista fue asesinado a manos de un grupo de musulmanes quienes lo acuchillaron sin piedad; mientras que en otro sitio de la ciudad también asesinaron a un sujeto musulmán quién se disponía a hacer sus oraciones.

Luego de declarar el toque de queda, el gobierno decidió que sería una buena idea que cientos de policías se desplegaran a lo largo de la ciudad, con el fin de patrullar las calles, de manera de poder evitar los potenciales ataques que podrían sufrir muchas tiendas, vehículos, mezquitas y demás.

En relación con la violencia, hay que destacar que cuatro personas fueron arrestadas por la policía local, luego de la violencia que se desató el día miércoles después de que se corriera el rumor de que una mujer budista había sido brutalmente violada por dos hombres musulmanes.

Como ya nos tiene acostumbrados un país como este, a demás de tantísimos otros en el mundo, los enfrentamientos suelen tener sus raíces en el enfrentamiento periódico que se da entre grupos de una religión y la otra, en este caso tratándose de budistas y la minoría musulmana.

Vía: BBC
Imagen: Noti Hoy