birmania-150714.jpg

Recientemente fue anunciado por una universidad británica el descubrimiento de alrededor de 3000 piezas de marfil, y 50 colmillos de elefante, los cuales, aparentemente, iban a ser vendidos en el mercado ilegal en la frontera entre China y Birmania. Diferentes piezas de marfil, sin tallar, fueron descubiertas por miembros de la Universidad Oxford Brookes, junto con compañeros de la organización ecologista TRAFFIC, al momento de ser puestas a la venta en la ciudad de Mong La, en Birmania, muy cerca de la frontera con China.

Según se supo, la idea de estos personajes era trasladar el marfil a China, país que es considerado el mayor consumidor de marfil del mundo, y también de donde provienen muchos de los habitantes de Mong La. Asimismo, se cree que la mayoría de las piezas eran provenientes de África. Vincent Nijman, docente de la anteriormente mencionada universidad británica, aseguró que es probable que Mong La sea uno de los mayores mercados negros en todo Asia, sobre todo por lo increíblemente expuestas que tienen las piezas.

Además, el profesor apuntó derecho a los gobiernos de ambos países, al confirmar que ni China, ni Birmania están haciendo todo lo posible por aplicar los reglamentos firmados en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies en Peligro de Extinción. Desde el año 2006 empezó a intervenir en la zona TRAFFIC, que tiene como función primordial el monitoreo de la venta ilegal de material salvaje, como así también el control del comercio de plantas y animales silvestres.

Por último es importante mencionar que Birmania es uno de los tres países de Asia que nunca ha presentado informes sobre decomisos de marfil al Sistema de Información de Comercio de Elefantes.

Vía e imagen: Efe Verde